Novedades

Arte, arte, arte... Bond - por NICOLÁS SUSZCZYK

Poster de avance, Francia. Los publicistas de los films de Bond tuvieron, para 1969, el mayor de todos los desafíos: presentar un nuevo Bond, George Lazenby. Era escencial que el nuevo Bond venda, pero también había que afianzar la confianza en la gente de que vería un film de Bond común y corriente, y que lo único que cambiaba era el actor.

Los primeros bocetos del poster de Al Servicio Secreto de Su Majestad anunciaban a un nuevo Bond, e incluso exageraban la idea de que Bond se casaría en el film, atreviéndose a acreditar "007 and Bride" (007 y Señora). Sin embargo, los diseños definitivos tomaron la sabia desición de anunciar que "James Bond está de regreso" en vez de que se vería "un nuevo Bond". Donald Smolen, ex director de márketing de United Artists, recordó en 1999: "Habían cosas que preocupaban a todos. La más importante era la ausencia de Sean Connery como James Bond, por el desconocido Sr. Lazenby, de Australia". Pero lo más impactante fue la discriminación que recibió Lazenby respecto a Connery y los demás actores: su nombre no aparecía tan grande como el de su predecesor y ni siquiera estaba en el encabezado, dado que los productores "presentaban a James Bond 007" y no a "George Lazenby como James Bond 007".

Si bien algunas personas consideran esto como un insulto al australiano, muchos otros creen que esta acreditación lo enaltece, entre ellos Peter Hunt: "¿Quién es James Bond? No es Sean Connery, no es Roger Moore, ni ninguno de los otros. Es James Bond... y él fue James Bond", sentenció el director treinta años después del estreno del film. Sin embargo, hoy en día, parece haberse hecho justicia: algunas carátulas de VHS y DVD acreditan a Lazenby "como James Bond 007".

Los diseños de afiches de países como España y Francia, optaron por la imagen de Bond en su pose más clásica, esta vez luciendo unos esquíes y un vaso de whisky, además de la Walther P08.

Poster de avance británico (izquierda). Poster de avance español (centro). Poster definitivo de Argentina (derecha).

El teaser poster mostraba la silueta de Bond, rodeado por un conjunto de mujeres. El poster principal, una obra de arte de los habituales artistas Frank McCarthy y Robert McGinnis, mostraba a un Bond en smoking y esquíes, junto a Tracy (también en esquíes), huyendo de Blofeld y sus esquiadores armados hasta los dientes, con el slogan del film: "Far up, Far out, Far more" (En lo alto, a lo lejos, y lo mejor). Este diseño se usó en casi todo el mundo, con algunos agregados en Japón (un silenciador a la Walther PPK de Bond). En Oriente también se pudo ver un diseño alternativo que mostraba el rostro del nuevo Bond e imágenes de las escenas del film. La versión francesa mostraba a 007 con el traje de esquí. El país galo también utilizó un diseño en el cual se veía a Lazenby posando en un escudo rodeado por mujeres y símbolos heráldicos, diseño usado para la carátula de la banda sonora. Alemania supo combinar la imagen de James Bond en esquíes con los pósters americanos y británicos.

El arte de promocionar el film se extendió mucho más allá del material gráfico. El departamento de márketing de United Artsists hicieron dos tráilers, uno de los cuales se puede hallar en ambas versiones de los DVDs, y el otro, de más de tres minutos de duración, se halla en el la edición VHS del 25 aniversario de la saga. Los tráilers, en total contraste con los posters, anunciaban con bombos y platillos a George Lazenby. "Si creías conocer a Bond, piensalo de nuevo, porque éste es diferente...", desafiaba el trailer, que aseguraba que Bond "tiene una chica en su vida" y que el film era "007 veces más entretenida" que sus antecesoras.

Poster definitivo de Francia (derecha, arriba). Boceto para el diseño del afiche italiano (derecha, abajo).

Diseño del poster alemán (izq.), Afiche definitivo americano, diseñado por Fank McCarthy y Robert McGinnis (centro), Litografía conmemorativa de Jeff Marshall (derecha).

Llevar a Bond a todo el mundo implica que cada país pueda entenderlo, es así que las traducciones del título suelen ser, a veces, bastante disparatadas. El caso de Al Servicio Secreto de Su Majestad fue bastante decente: España, Portugal, Brasil y Argentina, junto con otros países de sudamérica, mantuvieron la traducción literal del título (el primero con el "007" como prefijo) . De todas maneras, algunas regiones ibéricas conocen el film con el engorroso título "007 Al Servicio Secreto de Su Majestad Británica", y en México simplemente como "Al Servicio de Su Majestad". Alemania, Francia y Bélgica optaron por traducir el film simplemente como "El Servicio Secreto de Su Majestad" (Im Geheimdienst Ihrer Majestat; Au Service Secret de Sa Majesté). Italia mantuvo la traducciñon española, anteponiendo "Agente 007" como prefijo (Agente 007 al Servizio Segreto di Sua Majestá). Las traducciones menos literales vinieron de las tierras orientales, como fue el caso de Japón ("El 007 de la Reina") y Tailandia (Yod Payak Rachini ; "El tigre de Su Majestad", en referencia al apodo que recibe Bond en tierras tailandesas).