Novedades

Análisis de Quantum of Solace - Por NICOLÁS SUSZCZYK

Cuando Daniel Craig fue anunciado como James Bond en octubre de 2005, y, a principios del año siguiente la filmación de Casino Royale se llevaba a cabo, los fans de todo el mundo supieron inmediatamente que James Bond ya no sería el mismo de las décadas anteriores.

Casino Royale fue un éxito en todo el mundo, recaudó casi seicientos millones de dólares. Pero tuvo algo más que millones en su haber: el film fue halagado por los críticos y los fans de James Bond en todo el mundo. Es así que, como siempre, James Bond volvería en 2008, para recaudar más dinero para Sony/EON/MGM y para alegrar a todos los seguidores del agente.

Finalmente llegó Quantum of Solace, que toma el título de un relato de Ian Fleming que carece de todo tipo de acción. El film es la continuación de los eventos de Casino Royale, una novedad, dado que ninguna aventura de James Bond había sido secuela directa de su predecesora. Protagonizada por Daniel Craig, Olga Kurylenko, y Mathieu Amalric, bajo la dirección de Marc Forster, se estrenó el 31 de octubre de 2008 en Gran Bretaña y llega a Argentina ocho días antes que en Estados Unidos, el 6 de noviembre.

Izq. a Der.: Daniel Craig en su segunda participación como James Bond, Olga Kurylenko como Camille y

Mathieu Amalric como Dominic Greene.

FICHA TÉCNICA

Título Original QUANTUM OF SOLACE

Año de Producción 2008

Nacionalidad GRAN BRETAÑA/EE.UU.

Producción COLUMBIA PICTURES/MGM

Dirección MARC FORSTER

Productores MICHAEL G WILSON Y BARBARA BROCCOLI

Guión PAUL HAGGIS, NEAL PURVIS Y ROBERT WADE

Fotografía ROBERTO SCHAEFFER (ASC)

Música DAVID ARNOLD

Diseño de Producción DENNIS GASSNER

Edición MATT CHESSÉ (ACE) Y ROBERT PEARSON (ACE)

Duración

106 MINUTOS

Reparto

Daniel Craig ... James Bond

Olga Kurylenko ... Camille

Mathieu Amalric ... Dominic Greene

Judi Dench ... M

Giancarlo Giannini ... Mathis

Gemma Arterton ... Strawberry Fields

Jeffrey Wright ... Felix Leiter

David Harbour ... Gregg Beam

Jesper Christensen ... Sr. White

Anatole Taubman ... Elvis

Rory Kinnear ... Tanner

Tim Pigott-Smith ... Ministro del Interior

Joaquín Cosio ... General Medrano

Fernando Guillén Cuervo ... Jefe de la Policía

CRÍTICA (Alerta: puede revelar escenas importantes del film)

BOND TIENE CIEN AÑOS DE PERDÓN

El film abre con una persecución entre el Aston Martin de 007 y los Alfa Romeo de

la organización del Misterioso Sr. White, encerrado en el baúl del Aston Martin.

Tras el sonoro rugido del leon de la Metro Goldwyn Mayer, la música de David Arnold comienza a sonar, enmudeciendo el jingle de Columbia Pictures para ponernos en sintonía con la acción, que se desarrolla en una calma costa rodeada por un túnel, dentro del cual se encuentra James Bond (Daniel Craig) en su automóvil, presentado a través de fugaces planos detalle (que abundarán en este film). Ahora tenemos una idea más clara, todo se trata, de una persecución entre un Aston Martin y varios Alfa Romeo. ¿Por qué persiguen a Bond? Naturalmente, tiene que ver con los gajes de su oficio, tan agitados como su Martini. El tránsito, las barricadas policiales, y los Alfa Romeo no logran vencer a Bond, que pacíficamente ingresa en su guarida, tras una carrera contra reloj que duró (o parece haber durado, dado la excesiva aceleración de las escenas) casi tres minutos, con la acción tomada, valga la redundancia, en primeros planos que no logran dejarnos disfrutar demasiado de lo que vemos. ¿Es necesario que una escena que se podía haber filmado tan bien tenga que ser relegada a un par de pantallazos rápidos? Las secuencias iniciales de los films de Brosnan se excedían en tiempo, pero una persecución no puede ser demasiado corta tampoco, da la sensación de que "algo" falta. Pero lo que no falta es que se nos informe exactamente dónde estamos: en Siena, Italia, nos enteramos por los subtítulos de locación que están plasmados en el medio de la pantalla, algo quizá artístico, pero no "bondiano".

Finalmente, Bond abre el baúl de su Aston Martin DBS y (si vimos Casino Royale) entendemos todo: ahí se halla el Sr. White (Jesper Christensen), maniatado y con la pierna herida por Bond en el "capítulo anterior". "Es hora de salir", dirá Bond a su indefenso rehén. Es así que se oye el tema "Another Way to Die" con la secuencia de títulos iniciales realizados por MK12, una empresa de "conocidos" de Forster... Arena, Walther PPK, siluetas de Bond mezcladas con balas voladoras y chicas que bailan, todo un trabajo puramente artificial y digital. ¿Por qué no estaba Daniel Kleinman? ¿Tanta importancia tuvo Forster para poner su incompetente personal en esas escenas que los seguidores consideramos majestuosas por 46 años? Es evidente que quisieron hacer una mezcla entre los títiulos de Moonraker, Sólo se vive dos veces y Casino Royale... pero les salió mal. Maurice Binder llora desde el cielo.

El Sr. White es interrogado por Bond y M en Siena (izquierda, arriba), mientras se celebra

el evento hípico (der.).Sin embargo, es ayudado a escapar por un traidor al

MI6, al cual Bond no tardará en seguir (izquierda, abajo).

Volvemos a Siena, donde el Palio, el evento hípico nacional, se lleva a cabo. por debajo está el refugio subterráneo del MI6, donde M (Judi Dench) y su guardaespaldas Craig Mitchell (nombre familiar, ¿verdad?), interpretado por Glenn Foster, interrogan a White. Naturalmente, M va a tratar como un hijo a Bond, detectando su deseo de venganza y su falsa indiferencia ante la muerte de Vesper y el descubrimiento de el novio de Vesper, Yusef Kabira (Simon Kassanaides), dado por muerto, pero que en realidad está vivito y coleando. "No voy a perseguirlo. No es importante. Y tampoco lo era ella (Vesper)", niega Bond.

"Ustedes realmente no conocen nada sobre nosotros", dice sobrador el interrogado Sr. White. Jesper Christesen es excelente en el rol, y, realmente, se roba la película con su maravillosa actuación de un hombre con un as bajo su manga, como por ejemplo tener a alguien tan confiable para M como Mitchell de doble agente y ayudándolo a escapar. "Hace ocho años que Mitchell trabajaba para mí. Cinco como mi guardaespaldas", dirá M luego de la intensa persecución por los techos de la ciudad entre Bond y el traidor, que terminará muerto, para fastidio de M que esperaba interrogarlo.

El rastro de unos billetes del fallecido Le Chiffre conduce una pista a Puerto Príncipe, Haití, a un tal Edmund Slate (Neil Jackson). Allí viaja Bond, y Slate intenta atacarlo. Bond mata a Slate, tras un combate cuerpo a cuerpo que se filma tan rápido que uno sólo puede apreciar el inicio y el final del enfrentamiento sin tener la claridad de quién golpea a quién. Cuando cumple su tarea se lava las heridas y le quita un maletín, Es en este momento donde Bond conoce a Camille (Olga Kurylenko), una mujer que lo incita a entrar a su Ford Ka, sólo para intentar matarlo cuando descubre que Bond estaba suplantando la identidad del hombre que ella esperaba (Slate, al que confundió con un geólogo, que en realidad era un enviado para matarla).

Desde este momento observamos a los más importantes personajes del film y sus motivaciones: Camille, una mujer sedienta de vengar a su familia asesinada por el General Medrano (Joaquín Cosío), un dictador boliviano exiliado, que tiene un pacto con Dominic Greene (Mathieu Amalric), un ecologista con importantes contactos en la CIA y el gobierno británico. Greene le promete a Medrano impedir que la CIA frene su próximo golpe de estado en Bolivia a cambio de una tierra poseedora de un recurso natural valioso, el agua, que el ecologista planea controlar. Es por esto que Camille se acerca a Greene para llegar hasta Medrano.

El guión de Quantum of Solace es una obra maestra de Paul Haggis, Neal Purvis y Robert Wade, aunque su principal defecto es la