Novedades

De Rusia con amor, 43 aniversario

EDITORIAL

Llevada a la gran pantalla un 10 de Octubre de 1963 en Gran Bretaña, De Rusia con Amor es, simplemente, una clásica aventura de Bond: plagada de sorprendentes escenas de acción, una trama intrigante y glamorosas Chicas Bond. Levemente fiel al libro que Ian Fleming escribió en 1956, y publicado en 1957, la producción de Albert Broccoli y Harry Saltzman facilmente pudo llegar a entrar entre las diez mejores películas de James Bond.

James Bond (Sean Connery, en su segunda aparición como 007) debe recuperar el Lektor, un decifrador de claves soviético. Tatiana “Tania” Romanova (Daniela Bianchi), una cabo de seguridad estatal rusa, le envia una carta al MI6 (Servicio Seceto Británico) donde dice haberse enamorado de una foto de James Bond y que planea desertar y entregarle la máquina Lektor a los Británicos, a cambio de ser escoltada por James Bond en persona. En realidad, todo esto es un plan de la organización SPECTRE para asesinar a Bond y quedarse con la Lektor, aunque Tatiana cree que está atrayendo a Bond a una trampa para servir a su patria, Rusia.

Bond viaja a Estambul, donde contacta con el jefe de la estación T, Turquía, Kerim Bey (Pedro Armendáriz) y donde finalmente conoce a Romanova, quien, luego de una apasionada noche de amor (filmada secretamente por agentes de SPECTRE) le entrega a 007 los planos de la embajada rusa, donde se esconde el Lektor.

Bond, Kerim y Tania se infiltran en la embajada y se roban la Lektor, para luego escapar en el tren Orient Express, donde también viajan el Jefe de Seguridad ruso Benz y el asesino de SPECTRE Donald “Red” Grant (Robert Shaw). Kerim Bey se encarga de “entretener” a Benz, pero tanto Bey como el ruso son asesinados por Grant, quien conoce a 007 haciéndose pasar por el Capitán Nash, un agente enviado por M para auxiliar a 007.

Cenando con Tania y Bond en el salon comedor, Grant desmaya a Tania insertando hidrato de cloro en su copa de vino, captura a Bond en su habitación y le confiesa que todo esto fue un plan de SPECTRE para hacerse con la Lektor, y que han estado usando a los ingleses y rusos como peones. 007 logra vencer a Grant y escapa con Tatiana y el Lektor hacia Venecia, donde deberá sobrevivir a una flota de botes de SPECTRE y a Rosa Klebb (Lotte Lenya), la jefa de Romanova.

Un argumento de espionaje e intiga internacional, chicas increíbles, acción sin límite, ¿Qué más podría pedir un fan de 007? De Rusia con Amor es una de las mejores películas de la serie, incluso mejor que su antecesora, Dr. No (1962).

El Bond de Connery, tan bueno como siempre, es complementado por villanos de lujo: Robert Shaw compone un Grant firme y temible, que no habla durante más de la mitad de la película, lo que le da un aspecto aún más amenazador del que tiene. Sus diálogos con 007 posiblemente son de los mejores de la serie:

Bond: “Vino tinto con pescado... eso debió significar algo”

Grant: “Tu eres el que sabe de vinos, pero también el que está de rodillas”

(...)

Grant: “La primer bala no te matará, tampoco la segunda. Ni siquiera la tercera. No te mataré hasta que te arrastres hacia mí y me beses los pies”

(...)

Bond: “Dime algo... ¿De que manicomnio te sacaron?”

(Grant se acerca a 007 y le pega un cachetazo)

Grant: “No hagas que me ponga más duro contigo”

La alemana Lotte Lenya interpreta a la horrible Coronel Rosa Klebb, que recluta a Tania para que engatuse a 007. La escena en la que interroga a Tania tiene un diálogo particularmente bueno:

Klebb: “Veo que ha tenido tres amantes”

Tania: “¿Cuál es la razón para una pregunta tan íntima?”

Klebb: (Golpeando la mesa) “¡Yo soy la que hace las preguntas aquí! ¡¿Se olvida con quién está hablando?!”

(Más tarde, Klebb le ordena a Tania seducir a 007)

Tania: “¿Qué pasa si me rehuso?”

Klebb: “No saldrá viva de esta habitación”

(...)

Klebb: “Nadie deberá saber que estoy aquí...¡si lo cuentas serás fusilada!” (Klebb golpea con un machete la silla de Tania) (...)“Tranquila, querida, ¿sabes cuantas mujeres en Rusia quisieran ser escogidas para una tarea tan... delicada?”

Este es también el primer film de la serie en que aparece el villano Ernst Stavro Blofeld, jefe de SPECTRE. Solamente se lo conoce como “Número 1” y su nombre no es pronunciado, excepto en los créditos finales. Durante toda la pelicula vemos sólo su cuerpo y no su cara. Blofeld es interpretado por Anthony Dawson, con la voz de Eric Pohlmann, aunque en los créditos, no se acredita a ninguno de estos dos actores, sino a un signo de pregunta (?). Créase o no, el Blofeld de Dawson es muy convincente y quizá mejor que los otros tres actores que lo interpretaron en películas posteriores.

El agente número cinco de SPECTRE, Kronsteen, es interpretado por el polaco Vladek Sheybal. Kronsteen no es un villano de armas tomar, sino el encargado de planear la trampa para eliminar a 007, obtener la Lektor y vengar al Dr. No. A Kronsteen no lo vemos demasiado tiempo en el film: sólo lo vemos al inicio, donde, representando a Checoslovaquia, derrota al canadiense MacAdams en un patido de ajedrez usando la técnica “Reina a Rey cuatro”; también lo vemos al final de la película, donde tiene que afrontar las consecuencias del fracaso. La actuación de Sheybal es sobresaliente, sobre todo cuando Kronsteen muere envenenado con un zapato con una aguja envenenada en la punta: son geniales las expresiones del rostro de Sheybal que, mientras se dirije a su inevitable destino, mira con una cara que parece decir “esto no puede pasarme a mí”.

Sheybal escribió su autobiografía, en la que recordó las indicaciones de Terence Young al filmar la muerte de Kronsteen: “Debes poner cara de sorprendido – le había dicho – no esperabas que esto pasara”. Por desgacia, Sheybal falleció antes de terminar su trabajo y esta autobiografía no se pudo publicar.

Otro villanos del metraje son Morezny (Walter Gotell), el jefe de la flota naval de SPECTRE y Krilencu (Fred Haggerty), un búlgaro al servicio de Grant enviado para matar a Kerim Bey. Estos dos personajes no detacan por su participación, pero sí por otros factores: Walter Gotell es más recordado en el mundo Bond por la interpretación del General Alexei Gogol en seis películas de 007 estrenadas mucho tiempo después que ésta (las cinco últimas de Roger Moore y la primera de Timothy Dalton). Krilencu tampoco pasaría a la historia de no ser por la escena en la que muere a manos de Kerim Bey, mientras desciende con una soga a través de un póster del film Call Me Bwana (otra producción Broccoli-Saltzman), que en la novela original se trataba de un film de Marilyn Monroe, Nyagara.

La lista de chicas Bond es encabezada por Tatiana Romanova, interpretada por Daniela Bianchi, Vida (Aliza Gur), Zora (Martine Beswick) y Eunice Gayson repitiendo el rol de Sylvia Trench.

Daniela Bianchi, la representante de Italia en el concurso Miss Universo de 1960, fue la elegida para interpretar a Tania Romanova. Bianchi compone una Romanova frágil, vulnerable y patriota, que cree estar mandando a Bond a la muerte por la “Madre Rusia”, cuando en realidad sólo servía a una organización criminal. Ella cree tener la boca muy grande, pero 007 le dice que es del tamaño perfecto... para él, claro está.

Diálogos más comicos se desarrollan en la escena en la que 007 interroga a Tania en un crucero, con un grabador oculto en una cámara de fotos. Ésta conversación es también escuchada por M y Moneypenny:

Bond: “Hablame de la máquina”

Tania: ”...Viene en un estuche color marrón... marrón como tus ojos”

(...)

Tania: “El mecanismo es... Oh, James, ¿soy tan excitante como las chicas occidentales?”

Bond: “Una vez que viaje con “M” a Tokio tuvimos una experiecia inteesante sobre...”

(M corta la reprodución de la cinta)

Sylvia Trench hace un cameo al comienzo del film, en la que está disfrutando de un picnic con 007, interrumpido por un llamado de Moneypenny... esta esena goza de un muy buen diálogo:

(Bond atiende el teléfono de su Bentley)

Bond: “Hola Monneypeny, estoy aquí... revisando un... caso viejo”

Sylvia: “¿Soy un caso viejo para ti?”<