Novedades

Guy Hamilton “ ADN JAMES BOND”

Guy Hamilton “ ADN JAMES BOND” por Rafa Di Gangi


Nació en París, Francia, donde vivían sus padres ingleses. Trabajó como asistente para Carol Reed en filmes The Fallen Idol y El tercer hombre, todo esto antes de dirigir su primer filme, The Ringer, en 1952. Desde los años 50 hasta los 80 dirigió más de 20 películas, entre las cuales se incluyen cuatro películas de la saga James Bond 007.

Se enroló en la Armada durante la Segunda Guerra mundial después de trabajar casi más de 15 años en un estudio contable en Niza. Cuando terminó la guerra volvió con un expediente de servicio excelente al mundo del cine siendo asistente de dirección .Según él, su padre cinematográfico fue Carol Reed de quien prácticamente aprendió todo. Pero su verdadero padre era jefe de prensa de la embajada británica en Francia.
En 1978 por tener problemas fiscales, perdió la posibilidad de hacer Superman (The Movie) porque sólo se le permitió permanecer en Inglaterra durante un mes.

Fallecido a los 93 años, fue uno de los más taquilleros en las décadas 60/70/80

Hoy, sería uno de los grandes dirigiendo éxitos que arrasan la taquilla. Guy sabía dónde poner la cámara, contener y sacar lo mejor de los actores a la hora del “acción” exprimir su talento y volcarlo en la pantalla.
Casi 40 años viviendo en Palma de Mallorca fue el eje principal de la bondmanía cuando transformó a 007, en Goldfinger, en un superhéroe de todos los tiempos.
Ingresó en el circuito de 007 después de dirigir cuatro largometrajes y de reemplazar a Alexander Mackendrick en “El Discípulo del diablo” dirigiendo nada menos que a Laurence Olivier, Kirk Douglas y Burt Lancaster.
Antes que Goldfinger, Guy fue tentado para dirigir la primera de James Bond “Dr. NO”, pero al estar afectado en dos proyectos (con David Niven y Robert Mitchum) tuvo que decirles que no a nada menos que a Albert Broccoli y Harry Saltzman.

Cuando finalmente le llegó el turno en Goldfinger en 1964 convenció a los productores de llevar a Bond a un nivel superior, dándole más participación a la “Chica Bond” (Pussy Galore) e incorporar la música, (apartir de esto un clásico Bond) con el tema principal interpretado por la brillante Shirler bassey.
También dirigió otros films de espías como por ejemplo “Funeral en Berlín” con el actor Michael Caine en 1966.

Goldfinger: El Bond perfecto.
Un verdadero impacto que llevaría a la saga, a 007, a Connery, su música a una extraordinaria dimensión y una verdadera Bond manía y una explosión de series y películas de espías.
Proyección indefinida de la película, enormes colas de miles de seguidores que inclusive llegaba a ver más de 2 veces el film.
Aparece el merchandising de todo el mundo 007, desde los trajes utilizados por Sean Connery ( Saville Row) hasta la exagerada lista de espera para la compra de un Aston Martin DB5.
Bond ya era un ícono y había llegado a lo más alto para reinar por mucho tiempo.
“Con una recaudación impresionante que, superaba los 724 millones de dólares”

La películas de James bond en 1964 eran taquilleras pero no llegaban a ser espectaculares y mucho menos extraordinarias.
Cuando deciden llevar al cine el libro de Ian Fleming “Goldfinger”, Saltzman - Broccoli deciden llevar a 007 al terreno de los superhéroes y contratan a un nuevo director (Guy Hamilton), que será quien creará la fórmula 007 que sigue hasta nuestros días.
Serán Hamilton y el guionista Maibaum (considerado “el otro Fleming”) los que construirán el
Modelo-Bond. Incorporan, el teaser, secuencia de acción de 5 minutos, previo a los títulos y que suele no estar conectado argumentalmente con el resto del film.
Esta tendencia será cambiada y aumentada en la era Brosnan, donde es intensa y que anticipa lo que será una gran aventura.
Luego de Goldfinger decidió tomarse un tiempo para poder pensar en otros proyectos y volver a 007 en 1971 nuevamente con Sean Connery en “Diamantes para la eternidad”

Guy fue el nexo entre las eras Connery - Moore entre “Diamantes para la eternidad, Vive y deja morir y El hombre de la pistola de oro”.
Tuvo la inteligencia suficiente para moldear el 007 de Moore para no caer en una imitación del escocés.
Vive y deja morir es un nuevo Bond, es otra era, es otra década con canción rock, con vudú y nada de Martinis.
En “El hombre de la pistola de oro” tenemos un Roger Moore ya como un james Bond descontracturado y da lugar a un nuevo humor Bond. A un Bond más cómplice con el espectador.
Estuvo en la preproducción de La espía que me amó (Roger Moore), pero se decidió por dirigir
“Fuerza 10 Navarone” en 1978

Decidió retirarse y vivir con su segunda esposa, la actriz Kerima (a la que había conocido en 1951) en una mansión, en Palma de Mallorca.
Cuando Hamilton falleció entre los más sentidos homenajes, en Twitter podía leerse el cariñoso recuerdo de Sir Roger Moore, el Bond más en contacto con el universo de la saga, que hablaba de su “increíble tristeza”.

Su legado Bond
Goldfinger (1964)
Diamantes para la eternidad (1971)
Vive y deja morir (1973)
El hombre de la pistola de oro (1974)