Novedades

Clive Reston el hijo de James Bond

Aqui un análisis sobre el supuesto hijo de James Bond. Por: Oscar Rubio


Corresponsal de BondCollection
James Bond fan club member

Personaje de cómic de la editoral Marvel, el cual fue presentado, literalmente, como hijo biológico de James Bond
Nombre: Clive Reston. Sexo: Varón. Altura: 6' 1" (1,85 m). Peso: 180 lbs (82 kg). Ojos azules. Pelo gris. Lugar de nacimiento: Londres, Inglaterra. Graduado en Química por la Universidad de Cambridge. Estado civil: Casado. Historial: agente de la Inteligencia Británica (MI-6); asociado al MI-13; mercenario; investigador para “Freelance Restorations”. Arma preferida: pistola ASP 9mm. Relaciones familiares: es sobrino-nieto del más grande detective del mundo, Sherlock Holmes, e hijo ilegítimo del más notable agente secreto del MI-6: 007, James Bond.
----------

Dentro del canon oficial de las novelas, James Bond tuvo un hijo con Kissy Suzuki (“Sólo se vive dos veces”). James Suzuki aparece en “James Bond: The Authorized Biography of 007”, de John Pearson, y en “Blast from the Past” (1997), de Raymond Benson. Sin embargo, además…

A principios de los años setenta, se produjo en occidente la eclosión de una fiebre por las artes marciales orientales. En televisión triunfó la serie “Kung Fu”. En el cine lo hacía Bruce Lee. Había dibujos animados para niños como “Hong-Kong Phooey”. Vimos a James Bond en “El hombre de la pistola de oro”. Los cómics no fueron una excepción.


En 1972 Marvel Comics adquirió los derechos de Fu Manchú, el famoso archivillano creado por Sax Rohmer, mientras que ya poseía los derechos de la serie “Kung Fu”. Así que Marvel combinó ambos y el resultado final fue la serie “The Hands of Shang-Chi: Master of Kung Fu”, una serie de culto que duró hasta junio de 1983, con números especiales y cruces con otras series. Hay quien ha afirmado que nos encontramos ante el mejor comic-book de la década de los setenta.

Esta serie fue publicada en España por la editorial Vértice bajo el nombre de, tomen aliento, “Relatos Salvajes – Edición dedicada a las Artes Marciales – Judo Karate Kung-Fu”. Cada ejemplar incluía tres historias de la edición original. Posteriormente fue continuada por editorial Surco, bajo el nombre “Judo Karate Kung-Fu”.

El protagonista es Shang-Chi, hijo de Fu Manchú. A la edad de 19 años ya es un maestro en artes marciales y mentales, en las que ha sido educado en China por su padre, a quien inicialmente cree un bienhechor. Convencido finalmente de la villanía de Fu Manchú, se declara su enemigo mortal. La trama de la serie consiste en la lucha de Shang-Chi contra su enloquecido padre y otras amenazas, como asociado de la inteligencia británica bajo las órdenes de sir Denis Nayland-Smith.

En el especial “Giant-Size Master of Kung Fu” número 3, de marzo de 1975 (Volumen 1, nº 43, en Vértice) Doug Moench y Paul Gulacy crearon a Clive Reston. Es un espía británico, una versión más joven y vulnerable de James Bond. Le gustan los coches rápidos y la buena mesa aunque, como Bond, no desdeña utilizar una botella de champagne como arma (“Traidores a la corona”). Para su casa dispone de una anciana ama de llaves, como el Bond literario. Mientras Bond es un mujeriego impenitente, Reston rivaliza con Shang-Chi por el amor de Leiko Wu.

Gulacy era un aficionado al cine, así que modeló muchos personajes según estrellas de cine como Cristopher Lee, Sofía Loren, Marlene Dietrich, Marlon Brando, David Niven, Faye Dunaway, Humphrey Bogart e incluso Groucho Marx y W.C. Fields. Los rasgos faciales de Reston variaron a lo largo de la serie, oscilando entre Basil Rathbone y Sean Connery, pues se estableció que el personaje sería descendiente de dos grandes mitos:

Primero: sobrino-nieto de Sherlock Holmes. Creado por Arthur Conan Doyle ha alcanzado tal popularidad que muchos lo han creído una persona real. Durante los años cuarenta, Basil Rathbone había protagonizado una popular serie de películas sobre Holmes. La primera imagen que vemos de Reston es fumando en pipa al estilo del Gran Detective.

Segundo: hijo del agente secreto James Bond. “Shang-Chi, me impresionas, como un hombre siempre circunspecto y sospechoso en todo, como lo fue mi padre. Mi padre era un buen hombre… el mejor agente especial que jamás reclutó Su Majestad. Disponía de una Licencia para matar, y la necesitaba... porque tenía todos los motivos para ser sospechoso y circunspecto…lo mismo que tú. Nadie nunca llamó paranoico a mi padre, y nadie nunca te lo llamará a ti, Shang-Chi.”



Sin embargo, nunca se mencionan los nombres propios. Debido a cuestión de derechos de autor, Marvel Comics nunca podía declararlo directamente. Pero las alusiones al padre de Reston son recurrentes en la serie:
“No sé porqué insistes en exhibirte, Shang-Chi… me recuerdas a mi padre… vestido de soldado de fortuna…” (“Un golfo de leones”).
“Eres impaciente como mi padre, Chi.” (“El reloj de la hora destrozada”).
“Fu Manchú, puedo comprender por qué Chi vacila. Pero la única preocupación que tengo es seguir en la línea de mi padre.” (“Sueño mortal”)
“El mercado ha cambiado mucho desde sus tiempos… incluso los tiempos de mi padre… El blanco y el negro se han mezclado, y se han ensuciado.” (“Orquídea de cristal”)
“Apostaría a eso la Beretta de mi padre.” (“Gatos escondidos”) Un comentario peculiar, ya que Bond fue obligado a cambiar la pistola Beretta por la Walther PPK en “Doctor No”.
“Como mi padre hubiera podido comentar… esos pedazos de hierro han sido muy efectivos.”(“Combates finales”)
“Y tu padre dijo: ‘todos los gatos son pardos’.” (“La crisálida y el pavo real”)
“Como dijo mi padre una vez: de noche todos los gatos son pardos.” (“Carne de mi carne”) “Todos los gatos son pardos” es título del capítulo 4 de “Al servicio secreto de Su Majestad”.
“Sí… casi asistes al funeral. Ahórrame el relato de lo que hizo tu padre en un caso así, Reston, por favor.” (“El secreto de Samisdat”)
“Oh, vale, pero como habría dicho mi padre: lo primero es lo primero.” (“Actos diabólicos en la oscuridad”) La historia se publicó en octubre de 1982, y curiosamente Bond dirá esa expresión en “Operación Rompehielos” (1983), de John Gardner; y en la película “El mundo nunca es suficiente” y su novelización por Raymond Benson (1999).
“¿¡Pero qué!? -se dice Reston-. Entonces Chi tenía razón. Nunca lo hubiera creído… debes estar perdiendo el toque de tu padre en lo referente a las mujeres, Clive. Pero ahora, veamos si los genes del viejo de batalla siguen funcionando.” (“Camaleones”)

Queda claro que James Bond no fue ajeno a la educación de Reston y que, en el presente de las historias, mantienen buenas relaciones:
“He escuchado demasiadas historias de mi padre sobre los viejos tiempos… cuando el espionaje se hacía con esta clase de trucos.” (“Muerte dorada”)
“¡Mi padre me avisó de que hay días así!” (“Semilla de muerte”)
“Podéis comprender por qué encuentro esta parte de la historia algo apresurada. Sólo espero que mi padre nunca se entere.” (“El hechizo de la araña”)
“Área de almacenaje, principalmente, o por lo menos lo era cuando yo estuve aquí con mi padre una vez… hace ocho años.” (“Llámalo trueno”) Dado que la historia es de octubre de 1977, esto indica que Reston está en el MI-6 desde al menos 1969.

En el episodio “El cordero y la paloma” [nº 3, en Surco] Reston viaja a Casablanca, donde se encuentra con un tal Richard, “un buen hombre, mi padre le apreciaba”. El diminutivo de Richard es Rick, es propietario de un bar y tiene los rasgos de Humphrey Bogart, así que hemos de asumir que se trata del protagonista de la mítica “Casablanca”. Entre ellos se produce el siguiente diálogo:
- ¡Clive Reston!