Novedades

El gen de Goldfinger - por NICOLÁS SUSZCZYK

ALERTA SPOILER: EL ARTÍCULO REVELA IMPORTANTE INFORMACIÓN SOBRE EL DESARROLLO DEL FILM.

Es, por votación unánime, el film más popular de James Bond. No existe persona mayor de cuarenta años que lo primero que dice cuando le mencionan "Bond", es "Sean Connery... Goldfinger". Esta aventura estrenada 45 años atrás, el 17 de septiembre de 1964, es un pilar fundamental en la serie de James Bond. Basado en Goldfinger, el afamado crítico de cine Roger Ebert stableció la "fórmula Bond", que se repetiría casi como mandato en los films que siguieron.

Los ingredientes del film sirvieron para definir un film "clásico" de Bond: un villano con un maquiavélico plan (Auric Goldfinger y su afán de contaminar Fort Knox), que posee un ayudante que hace el trabajo sucio (Oddjob, el mayordomo que lanza al aire su sombrero de ala afilada); mujeres hermosas (la masajista Dink, la buscapleitos Pussy Galore, la chica dorada Jill Masterson y su vengativa hermana Tilly), tiros, escenas de acción, las sofisticadas armas de Q (como el poco convencional Aston Martin DB5), y un agente secreto mujeriego, seguro de si mismo, y triunfador.

Diseño del poster del film, basado en la imagen de la mujer dorada.

El film estaba protagonizado por Sean Connery como Bond, Honor Blackman (de la serie Los Vengadores) como Pussy Galore, Shirley Eaton y Tania Mallet como las hermanas Jill y Tilly Masterson, Gert Fröbe (que más tarde participaría en Chitty Chitty Bang Bang) como Auric Goldfinger, Harold Sakata como Oddjob, y los siempre vigentes Desmond Llewelyn, Lois Maxwell y Bernard Lee como el equipo del MI6 (Q, Moneypenny y M).

Contó con Richard Maibaum para adaptar el homónimo libro de Ian Fleming publicado en 1959, y con el parisino Guy Hamilton en la silla de director (lugar que también habñia ocupado en la adaptación fílmica del libro de Len Deighton, Funeral en Berlín). Otra área muy famosa fue la banda sonora, que compuso John Barry y cuyo tema principal cantó Shirley Bassey.

Goldfinger constituyó el primer gran éxito de Bond, por lo que muchas aventuras siguientes adoptaron, incluyeron o hasta plagiaron escenas de esta radiante tercera aventura de James Bond.

Probablemente la primera aventura que ha tenido que recurrir a Goldfinger como fuente para su realización fue Los diamantes son eternos, de 1971, tras una sola aventura en la que Connery se ausentó, Al Servicio Secreto de Su Majestad, que tenía un argumento mucho más dramático y oscuro que los films que lo precedieron.

En Goldfinger comenzó la interacción coloquial entre Bond y Q, el armero del MI6.

Los diamantes son eternos tiene claramente el gen de Goldfinger. Un villano con pretenciones maléficas (amenazar al mundo con un satélite láser hecho con diamantes), muchas escenas de acción, gadgets todo el tiempo, un Bond que no sabe de metales ni piedras preciosas (en Goldfinger decía que al oro "lo reconozco cuando lo veo" y en este film lo único que parece saber de diamantes es que "cortan el vidrio y son el mejor amigo de una mujer") y un tema musical cantado por Shirley Bassey, una banda sonora con ritmos marciales e instrumentos de viento.

El séptimo film de la serie, además, cuenta con una mujer que es asesinada por involucrarse con Bond (Plenty, al igual que Jill Masterson en Goldfinger), una contraparte femenina que comienza a ser ruda y estricta, pero es "ablandada" por los encantos de 007 (Tiffany Case, como ocurre con Pussy Galore), y, en la escena final, una viaje interrumpido por villanos (Goldfinger interrumpe un viaje en avión que llevaba a James a verse con el Presidente de los Estados Unidos, Wint y Kidd irrumpen en un crucero el "descanso" de Bond y Tiffany). Y ni hablar del plan original de los guionistas Richard Maibaum y Tom Mankiewicz, en el que el villano del film era el hermano gemelo de Auric Goldfinger, un marino mercante poseedor de un láser letal.

Jill Masterson fue la primera mujer que muere por acostarse con Bond. Fue bañada en pintura dorada por Auric Goldfinger.

Durante la era de Roger Moore tenemos algunos guiños a Goldfinger. El hombre del revólver de oro, segunda aventura de Moore como Bond, nos muestra al villano original del libro, Francisco Scaramanga, como un refinado matón que pretende monopolizar la energía solar, como Auric hacía con el oro. Y los dialogos entre 007 y Scaramanga, con un respeto por el adversario típicamente inglés, evocan a la conversación que Bond y Goldfinger tienen en Kentucky.

En La espía que me amó, el Lotus Espirit blanco repleto de armas se asemeja al Aston Martin DB5, y tenemos una situación similar al inicio del tercer film de 007: una mujer distrayendo al agente para que un sicario lo mate por la espalda. En Octopussy tenemos un villano tramposo en la figura de Kamal Khan, que trampea en el backgammon como Auric lo hacía en el golf. En dicha escena, 007 apuesta el huevo Fabergé contra Kamal, mientras que en la aventura de 1964, el Bond de Connery ponía en juego un invaluable lingote de oro nazi en su partido de golf contra su némesis.

Pero el film que sin duda alguna más plagia a Goldfinger es la última aventura de Roger Moore como James Bond, estrenada en 1985 y titulada En la mira de los asesinos. El villano y su plan son prácticamente un calco: Max Zorin, es un industrial que pretende provocar un cataclismo en Sillicon Valley (Valle del Silicón, la ciudad de mayor producción de microchips), para crear un monopolio. La misma idea que Auric Goldfinger tenía con Fort Knox, radioactivizarlo para ser el único proveedor de oro. El plan de Max Zorin y Auric Goldfinger es similar hasta en el nombre: Operación Grand Slam (Gran Golpe, el plan de Auric) y Proyecto Main Strike (Golpe Principal, el plan de Zorin). Los dos eliminan a los "desertores" de sus campañas, y mueren de formas muy similares: Auric es succionado por la ventana de un jet al vacío, y Zorin cae al vacío desde el Golden Gate en San Francisco. Por otra parte, En la mira de los asesinos presenta a una villana, May Day, que se redime como Pussy Galore (con la diferencia que la primera lo hace al ser traicionada por Zorin, y la segunda tras ser seducida por Bond).

La primera película de Timothy Dalton como James Bond fue en 1987, y se llamó Su nombre es peligro. El argumento del film tenía como ejes el tráfico de droga, armas y diamantes, además de las relaciones de Gran Bretaña y la URSS en una ya agonizante Guerra Fría. No obstante, el film guardaba lagunas referencias a Goldfinger, perticularmente en el Aston Martin V8 de 007, que, entre otras cosas, poseía cristales blindados y las cuchillas afiladas ocultas en las

Auric Goldfinger estafa a Simmons, un millonario estadounidense, jugando al Gin Rummy.

llantas del DB5, que destrozaban los neumáticos de los coches cercanos, fueron reemplazadas en el V8 por un potente rayo láser que cumple con el mismo propósito (aunque James la haga creer a una incrédula Kara Milovy que se trata de "la corrosión salina").

Después de Licencia para matar, de 1989, llegó Pierce Brosnan como James Bond en GoldenEye, de 1995. Bien se puede decir que GoldenEye fue el Goldfinger de los '90, porque a través de su excelencia atrajo una nueva ola de fans de Bond. Estructuralmente, GoldenEye no se asemeja al gran éxito de Bond por tener un argumento más ligado al drama, un drama que no deja de lado grandes cuotas de comedia y acción. Sin embargo, podemos percibir el sabor del tercer Bond durante las carreras entre 007 y Xenia Onatopp en la Corniche de Montecarlo, muy similar, pero no tan vívidas, a las que James Bond y Tilly Masterson tenían en Andermatt, Suiza. Esta escena no sería tan similar a Goldfinger si Bond no volviera a usar el Aston Martin DB5 por tercera vez (la última ocasión fue Operación Trueno). ¿Y de donde pensaron que Bond sacó la pistola que dispara clavos con cuerdas para trepar superficies? ¿No les recuerda a Goldfinger acaso?

En 1997 se estrenó la deci