Novedades

George Lazenby: 30 segundos de fama - por NICOLÁS SUSZCZYK

Seis actores británicos han interpretado a James Bond, pero ninguno pasó por lo mismo que George Lazenby. Este modelo australiano tuvo la presión de reemplazar a Sean Connery, el primer Bond considerado por muchos como el mejor.

George Robert Lazenby nació el 5 de septiembre de 1939 en Queanbeyan, Australia. Luego de dejar el colegio, trabajó como vendedor en la Morris Motor Company de Canberra y llegó a ser sargento cuando sirvió en la Fuerza de Operaciones Especiales del Ejército de Australia. Su carrera como modelo se inició en 1964, en pleno auge de la serie James Bond, tras mudarse a Londres.

"No creo ser un gran actor, pero parece ser que los fans me han haceptado como James Bond".

- George Lazenby, 1969

Entre las firmas que publicitó se encuentra la de los chocolates Big Fry. Dicha publicidad, en la que se lo ve sonriendo a un grupo de fascinadas mujeres en una playa mientras lleva una caja de chocolates en su hombro, llamó la atención de los productores Albert R Cubby Broccoli y Harry Saltzman, desesperados ante la negativa de Sean Connery para volver al rol.

Cuando su amiga Maggie Abbott supo que los productores lo consideraban para el rol, Lazenby fue a la peluquería Dorchester de Mayfair y cortó su cabello al estilo de Sean Connery. Lo curioso es que Broccoli estaba junto a él en la peluquería, pero, sin embargo, no entraron en contacto en ese momento. El modelo pronto visitó a Anthony Sinclair, sastre de Saville Row, y pidió un traje como los de Connery. "Hay uno que no vinieron a buscar. Si quieres te lo vendo", le había dicho el sastre, y fue así como George ya tenía el look del agente 007.

Más tarde, Lazenby fue a las oficinas de EON, y, sin siquiera hablarle a la recepcionista, ingresó a la oficina de Harry Saltzman, que lo recibió descalzo y, mientras hablaba por teléfono, le permitió tomar asiento. Más tarde, lo convocaron para hacer las típicas pruebas de cámara que hacen todos los actores considerados para el papel.

"George debía continuar, se hubiera convertido en un Bond muy creíble. (...), pensé que era mi deber, como director, hacerlo sentir muy seguro".

-Peter Hunt, 1984

La lista de los actores considerados era larga, superando la centena. En ella se encontraban Anthony Rogers, Hans de Vries, John Richardson, Timothy Dalton y Roger Moore. Estos dos últimos fueron directamente descartados, el primero consideró que era demasiado joven para el rol, mientras que el segundo era, para Saltzman, demasiado famoso por el rol de Simon Templar en El Santo.

George Lazenby fue a Pinewood a rodar una pelea contra el luchador profesional soviético Yuri Borienko (que interpretaría a Gunther en el film). El australiano prescindía de dotes actorales para fingir una pelea, por lo que luchó normalmente y acabó quebrándole accidentalmente la nariz a Borienko. Este hecho hizo que el director Peter Hunt y los productores automáticamente le dieran el rol.

El lunes 7 de octubre de 1968, George Lazenby fue presentado ante la prensa de todo el mundo en el Hotel Dorchester. Junto a él, se encontraban las coestrellas Telly Savalas, Diana Rigg e Ilse Steppat. Una semana después, el 21 de octubre, el nuevo Bond viajó a Suiza. El flamante actor se vió soprendido por el acoso de la prensa: "Pretenden que sea Bond mañana, tarde y noche", declaró. Más de una vez, el elenco y el equipo de producción se quejó de la arrogancia de Lazenby. Una de las anécdotas del redaje del film que se recuerdan fue cuando Lazenby se molestó porque no fue invitaado a una fiesta. "George, pusimos carteles por todos lados", le había dicho Dana, esposa de Cubby Broccoli. "Si, pero yo soy la estrella", dijo él, esperando una invitación formal. El comentario había molestado al productor, que le respondió: "Escucha, no eres la estrella porque tú digas que lo eres, tampoco eres la estrella porque yo lo diga... eres la estrella cuando el público lo dice". Otros rumores, especialmente difundidos por la prensa, eran los aparentes conflictos entre el protagonista y su partenaire Diana Rigg, que interpreta a Tracy.

"Me caía bien George, quizá no haya sido actor, pero sus aventuras me hacían reir. La manera en la que perseguía mujeres hacía mucho ruido".

- Lois Maxwell, alrededor de 1980.

Durante la filmación de una persecución en la que Tracy maneja su Ford Cougar, la actriz estaba tomando una bebida alcoholica: "Ella no manejaba bien, y le dije que no bebiera... y en realidad era que estaba enferma", recordó Lazenby en 1970. Los tabloides, además, anunciaban que la actriz comía cebolla cruda antes de las escenas de amor con Lazenby, pero en realidad, todo fue una pequeña broma durante el almuerzo, cuando ella pidió calamares encebollados: "George, estoy almorzando cebolla, espero que tú también", le había dicho. Lois Maxwell, en la década del '80, se atrevió a confesar algo (no tan) inesperado: "George Lazenby me dijo... que él y Diana estaban emocionalmente relacionados, pero que él se la pasaba persiguiendo a otras chicas, y eso a ella le molestó. para cuando fueron a filmar a Portugal ni siquiera se hablaban (...) Me caía bien George, quizá no haya sido actor, pero sus aventuras me hacían reir. La manera en la que perseguía mujeres hacía mucho ruido".

"No estoy de acuerdo con la prensa. Tendrían que haberle puesto un diez por su esfuerzo".

- Albert R. Broccoli, 1969

Alf Joint, doble de riesgo, tenía un buen concepto del actor: "Siempre que lo ví me pareció muy amable. Hablaba con las chicas y las ayudaba", dijo. Si bien el seguro le impidió a Lazenby realizar las escenas de esquí, el actor pudo hacer otros dobles de riesgo filmado en el estudio.

Después del estreno del film, la prensa le dió el visto bueno a Al Servicio Secreto de Su Majestad, pero la gran mayoría de los periodistas le disparó a Lazenby. Sin embargo, Cubby puso el grito en el cielo para defender a su estrella: "No estoy de acuerdo con la prensa". -sentenció el productor- "Tendrían que haberle puesto un diez por su esfuerzo".

George Lazenby se convirtió en el James Bond más corto de la historia al renunciar al papel luego del estreno del film. Todo se debió al consejo de Roan O'Reilly, director de Radio Caroline y manager de los Beatles por una semana tras la muerte de Brian Epstein, que le dijo: "Se viene una nueva generación. Mira a los hippies, a ellos no les interesa la gente conservadora como James Bond, les interesa Easy Rider". Lois Maxwell, sin embargo, trató de convencerlo de su error: "Le dije que firme de inmediato (el contrato) y que sea un buen chico", pero no hubo caso. En una entrevista en 1984, Peter Hunt declaró: "George debía continuar, se hubiera convertido en un Bond muy creíble. Desafortunadamente, fue muy mal aconsejado por la gente en la que confiaba (...), pensé que era mi deber, como director, hacerlo sentir muy seguro".

En la década de 1970, Lazenby participó de producciones en Hong Kong junto a Bruce Lee, como The Shrine of Ultimate Bliss, The Man from Hong Kong y A Queen’s Ransom.

Entre otras participaciones se encuentra la serie Emanuelle, y papeles al estilo Bond en El regreso del Agente de CIPOL y Alfred Hitchcock Presenta, en el episodio "Diamonds Aren't Forever". El actor tuvo dos hijos, Zacharías, fallecido por un derrame cerebral, y Melanie, con su primer mujer Christina Gannett. Se volvió a casar con la ex jugadora de tenis Pam Shriver, con quien tuvo a George, Cathlin Elizabeth y Samuel. En 2007, expresó su deseo que le gustaría que toda su familia se traslade a su tierra natal.

George Lazenby no pudo haber sido el mejor 007 de la historia, pero sin embargo, le sucedió lo que a muchos artistas le suceden: su talento en el fue reconocido muchos años después: hoy en día, cuatro décadas después de su participación como Bond, es admirado y recordado como uno de los mejores actores que interpretaron el papel. Muchos fans concuerdan en que él no interpretó a James Bond, sino que fue James Bond.