Novedades

Hasta que la muerte los separe - por NICOLÁS SUSZCZYK

Los James Bond que interpretaron George Lazenby y Daniel Craig están separados por nada menos que treinta y siete años. Sin embargo, a ambos Bond los une un trágico futuro: la muerte de un ser querido. Un ser amado.

James Bond es un hombre de acción. Un hombre que no puede formar una familia ni vivir tranquilo como cualquier ser humano. Su vida violenta se lo impide, no sabe que día de su vida será el último, e inevitablemente puede llegar a traer a la muerte a muchas personas que colaboren con él: Kerim Bey, Jill Masterson, Saunders, Paris Carver, Valentin Zukovsky, Strawberry Fields o Rene Mathis, para mencionar algunos.

Él intenta evitar la culpa. Lo considera poco profesional, y además, quienes lo ayudan conocen los riesgos de su accionar.Aún así, jamás logra perdonarse el destino de sus dos grandes amores, nombres que jamás olvidará: Tracy Di Vicenzo y Vesper Lynd. Las únicas mujeres que cruzaron la pared del sexo en su vida.

Cuarenta años atrás, se estrenaba Al Servicio Secreto de Su Majestad, con George Lazenby como James Bond, un Bond entrenado (con cinco "misiones cinemáticas" en su haber), desesperado por localizar a Blofeld, lider de SPECTRE, el eje del mal para Inglaterra y el mundo. Conoce en una playa a Tracy, en una situación muy peculiar: entrando al mar con la ropa puesta. Suicidio cantado. Cuando la salva, Bond es amenazado por tres matones, se presenta el primer impedimento a una relación que otro hombre no tendrá. 007 vence a los esbirros, pero Tracy escapa.

James Bond (George Lazenby) y Tracy Di Vicenzo (Diana Rigg) en "Al Servicio Secreto de Su Majestad" James Bond (Daniel Craig) y Vesper Lynd (Eva Green) en "Casino Royale"

Serán señales del destino que Bond la salva una vez más en el Casino de Estoril, cuando inconscientemente apuesta una gran suma de francos en una mano de baccarat, sin poseer dicho dinero. "¿Por qué persiste en socorrerme, Sr. Bond?", interroga Tracy. "Se está volviendo un hábito, Condesa Teresa", le contesta James en referencia a su título y su nombre completo. Tracy es una pobre niña rica y materialista, sufriente por el gran vacío que siente, toda una hija del rigor.

La Condesa rechaza al agente y sólo accede a acostarse con él para pagar su deuda, mientras 007 es secuestrado más tarde y llevado ante Draco, un mafioso sindicalista jefe de la Unión Corsa y padre de Teresa, que le propone valiosa información sobre el paradero de Blofeld si Bond corteja a su hija. Draco ve a Bond como el hombre que puede salvar a Tracy de su desolación.

Llegado 2006, EON productions decidió llevar a la pantalla Casino Royale, la primer novela de James Bond, encabezada por Daniel Craig en su elenco. A diferencia de en Al Servicio Secreto de Su Majestad, en la vigesimoprimera aventura de 007 (que en realidad es la primera, de acuerdo con el "reboot" o "reinicio" establecido), el espía es recien ascendido a la categoría 00, la que lo llevará a numerosos triunfos así como también a numerosas pérdidas.

Conoce James a Vesper Lynd en el tren de alta velocidad camino a Montenegro, donde se enfrentará a Le Chiffre, banquero internacional del terrorismo, en un torneo de póker, con el objetivo de vencerlo y dar un golpe a los fondos terroristas y sembrar la desconfianza y el odio hacia el banquero.

El peligro acecha ni bien 007 conoce a Tracy.

La relación entre Bond y Vesper es mucho menos traumática que la que "tuvo" (en comillas, ya que los films no siempre se atan a una cronología específica) con Tracy. Vesper no es suicida, tiene una gran seguridad en si misma, y reacciones tan rápidas para las provocaciones como Moria Casán las tendría con Graciela Alfano. En su primer encuentro con Bond, hay una gran tirantez: ella ve a James como a alguien "de sonrisa fácil y relojes caros", y más tarde reprime los deseos sexuales de él indicandole que su familia "es estrictamente católica" cuando ambos tienen que pasarse por novios. Podemos observar más tarde su ira cuando él se presenta con su nombre ante la recepción del hotel, descartando la fachada original de Arlington Beech, jugador profesional.

La dependencia de Vesper a lo teórico no le permite comprender la mente de Bond, que decide jugar con sus reglas: "Si Le Chiffre está tan bién conectado, sabe quién soy y de dónde vengo, así que jugará conmigo de todas maneras", dirá, seguro de que su contrincante se preocupará viendo que Bond no titubea de dar su nombre. Detalle que lo distraerá en un juego donde la atención es la clave.

Vesper, poco antes de conocer el duro trabajo de Bond.

Volviendo a Tracy, ella comparte la elegancia de Vesper, pero la primera es mucho más traumática e indefensa que la segunda. Tracy es en un principio simplemente es un objeto de negocio y se siente como tal. Si bien Bond se preocupa por su bienestar (la salva de un suicidio y le paga una deuda), ella se considera un objeto.

No está involucrada directamente en la misión y de hecho, no aparece en escena por unos cuantos minutos del film, salvo cuando rescata a un desesperado Bond de las tropas de SPECTRE en Suiza. Más tarde demostrará tener dotes para la acción, ya sea con los esquíes puestos o luchando con Gunther, esbirro de Blofeld, mientras Bond y Draco dinamitan Piz Gloria, la guarida del villano.

La sensibilidad de Vesper en Casino Royale es excesiva, sobre todo cuando ayuda a Bond a desarmar a Obanno, el cliente de Le Chiffre que lo ataca en una salida de emergencia del Hotel Splendide. Observando con horror como el agente, con la camisa de su smoking ensangrentada, estrangula al hombre, se refugia bajo la ducha fría del baño de su habitación, donde Bond la consuela. "Tengo sangre en las manos y no sale", dice ella, alucinando que sus manos estñan manchadas con la sangre de Obanno. James le sigue la corriente, y le limpia los dedos con su lengua.

Tracy y Vesper tienen disposiciones diferentes ante la violencia. A Tracy ni la inmuta (siendo hija de un capo mafia, no sorprende), a Vesper le impresiona terriblemente, llegando a cuestionar el trabajo de Bond: "¿No te molesta matar esa gente?", interroga mientras cena con un 007 que se justifica: "No sería bueno en mi trabajo si así lo hiciera". Más tarde, ella es capturada por los hombres de Le Chiffre, perdedor del torneo de póker, y Bond se ve obligado a rescatarla.

Huyendo de Blofeld y sus hombres, Bond se confiesa ante Tracy en un establo

En un establo, huyendo de SPECTRE, James Bond le confiesa su amor a Teresa: "Tendré que buscar otra profesión. Te amo, y no encontraré a nadie como tú", antes de que ella fuera capturada por Blofeld. En la relación Bond/Vesper pasa lo contrario: él se le declara (con mucho menos romanticismo que en el caso anterior) en una playa en Italia, después de haberse recuperado de la tortura a la que lo sometió Le Chiffre: "(Te amo) lo suficiente para embarcarme por el mundo y conseguir un trabajo honesto".

Romanticismo en aguas venecianas para Bond y Vesper (esta escena se eliminó del film)

Ahora, ambas historias (Al Servicio Secreto de Su Majestad y Casino Royale) se unifican en casi todos los sentidos: ambos Bond renuncian a su trabajo para vivir "una vida normal". Lazenby, para casarse con Tracy, Craig, para formalizar con Vesper. El primero se casa en una boda a la que asisten Draco, M ("enemigos íntimos"), Moneypenny y Q, entre otros, donde a Tracy se le escapan algunas lágrimas. El segundo viaja por Venecia con su amada hasta que se entera que ella no destinó las ganancias del torneo a la tesorería y que, aparentemente, las está entregando a una fuente dudosa.

El peligro aparece para ambos 007, y sus mujeres comparten el mismo destino.

El recien casado Bond '69 y señora, camino a su luna de miel, sufren un atentado. Blofeld y su aliada Irma Bunt acribillan el coche. 007 se salva (se había bajado del automóvil), pero Tracy recibe una bala en su frente, acabándo al instante con su vida y con el sueño de felicidad para el ahora viudo Bond.

Bond 2006 descubre a Vesper entregándole el maletín con el